¿Como podemos cuidar de nuestra salud emocional en la cuarentena?

Es probable que en este momento (debido a la  incertidumbre, la incomodidad y la conexión con la cantidad de sufrimiento que se esta viviendo) nos sintamos algo removidos en nuestras emociones.

La masiva información mediática puede en algunos generar miedo y angustia; conectar con el sufrimiento de las miles de personas puede generar tristeza y sensación de impotencia en otros; la responsabilidad civil de mantenernos en casa sin salir podría hacerse pesada y generar ansiedad, sensación de opresión o rabia.

Es importante que sepas que todo lo que sientes es legitimo.

las emociones surgen en la vasta experiencia del Ser tal como las olas surgen en el mar
Al océano nunca se le occurriría pelearse con sus olas

No hay emociones “malas”. Lo que experimentas depende de muchos factores: experiencias previas, estilos de afrontamientos, creencias sobre tu relación con el entorno y sobre tu persona, para mencionar algunos.

Todas emociones son correctas, también las mas intensas y extremas. Nos hablan de nosotros mismo y de nuestra relación con el mundo. Son preciosos indicadores. No pongas limites a tu sentir, no rechaces lo que sientes. Reconocélos. 

Hay diferencia, y mucha, entre sentir una emoción y actuarla. Puedes estar tranquila/o. Es cuando encarcelamos nuestra emociones que estas cogen mas fuerzas y, buscando una liberación, a veces nos empujan en acto inconscientes que tienen como objetivo el soltar. Convirtiéndose en algo notablemente más dañino, para nosotros mismo y nuestras relaciones.

Al océano nunca se le occurriría pelearse con sus olas, ¿no crees?

Solo reconociendo lo que sientes podrás responder (que es diferente que reaccionar de manera impulsiva) de forma sabia, amable y creativa (permitiéndote explorar nuevas formas de estar y hacer).

Hay diferentes formas de (re)conocer propias emociones. Personalmente me encanta el recurso de la creatividad. Pintar, garabatear, moldear arcilla, crear collage, escribir…son todas formas a través de las cuales puedes entrar en contacto con tu sentir emocional y expresarlo. El otro día compartí un post donde propongo el uso del zentangle (pincha aqui para ir al post), que es una herramienta que me gusta particularmente ya que une la atención plena en el trabajo pero hay muchísimas formas a traves de las cuales puedes expresar tu sentir. 

Hablaremos más de esto..de momento recuerda que lo que necesitas es darte el permiso de experimentar.

La creatividad es una gran maestra para lidiar con nuestros miedos ya que requiere algo de coraje inicialmente si no eres practica/o con ella. Hay que lanzarse y experimentar. Las cosas nacen solas cuando le ofrecemos el espacio para hacerlo y estamos presentes en el proceso. Créeme. Date la posibilidad de probarlo, una y otra vez. Mantén un diario visual de tus días. Puede ser desde elegir una imagen que te represente en ese momento y ponerle un titulo a crear una obra desde la fantasía. Lo mas importante es que te permitas sacar lo que tienes dentro, sin censura (puede ser que aparezcan por allí juicios, comentarios respecto lo que debería o no deberías haber puesto, hecho, etc. No te deje frenar por ellos. simplemente date cuenta que están allí.. y sigue con tu exploración)

La creatividad es una gran maestra para lidiar con nuestros miedos

Un consejo mas: es un trabajo para ti. No es necesario enseñarlo a nadie. Te digo esto porque a veces somos sensibles a eventuales comentarios ajenos. Si sientes que esta eventualidad podría influir sobre el placer de crear no enseñes tu obras hasta que no te sientes suficientemente «inmune» al juicio ajeno. 

Escribir también es una optima herramienta. Puedes dedicar un tiempo (mejor un tiempo limitado pero todos los días que estar escribiendo horas un día y nada por una semana). 

La intimidad con la vida presente no es algo que tenemos que hacer mentalmente, es algo que concierne la practica a nivel emocional y físicos. 

Dejemos de luchar con lo que vivimos, permanecemos en lo que se manifiesta, abriéndonos al momento, abrazándolos.

Abrazando nuestras emociones podemos recibir sus mensajes. Quitar la distancia entre el mensaje y la comprensión de el. Ir al centro, haciéndote mas disponible para aprender de la vida. Y, a medida que reconoces y integras, vas soltando. La energía que cada emoción trae consigo se vuelve a liberar. Así, tendrás mas energía a tu disposición y te sentirás mas liberada/o. 

Dad palabra al dolor: el dolor que no habla gime en el corazón hasta que lo rompe. W.Shakespear, Macbeth, acto IV, escena III

Las emociones cuando encuentran la cognición se trasformar en SENTIMIENTOS.

por esto me parece correcto mencionar aqui un aspecto de nuestra vida que mucho mueve, trasforma y sana (o enferma) en nuestra vida: las relaciones.

Cuidar de nuestra emociones tiene que ver con cuidar de las relaciones.

Es cierto, la cuarentena ha pillado cada uno solo, en pareja o aislado según los casos individuales y las circunstancias de vida. 

No hay que creer al engaño de pensar que esto constituya la posibilidad o la limitación a cuidar de las relaciones. muchos podemos hacer para nuestras relaciones en estos días.

Por ejemplo, aprovecha de esta situación para contactar con las personas significativas de tu vida expresándoles tus sentimientos y aclarar las situaciones que se han quedado suspendidas. Revisa tus relaciones y quedate observando con amabilidad la que presentar  «cuestiones pendientes» en particular. 

Usa esta oportunidad para perdonar y pedir perdón.

No existen relaciones intimas sin enfrentamientos. Negociar, luchar por los limites, defender y pedir lo que cada uno necesita del otro forman parte saludable de todas las relaciones, aun en ocasiones nos generen emociones desagradables.

En muchas relaciones hay heridas. lo que hacemos o dejamos de hacer, lo que nos dicen o nos callan, las forma de interactuar o la retirada del contacto generan muchas veces sufrimiento. 

En esta situación, donde las relaciones «intimas» son limitadas a nivel físico resulta cuanto mas vital y sanador ocuparnos de como vivimos la relacion.

Aprovecha para aprender de lo que la situación te está enseñando.  Usa este tiempo para aclarar con los seres queridos los malentendidos.  

Perdonar, perdonarse, pedir perdon hacen parte del reconocimiento de nuestra naturaleza humana imperfecta. No significa no reconocer el daño hecho, sino aceptar que podemos equivocarnos y abrirnos a la posibilidad de una reparación.

A veces puede ser difíciles porque el otro no siempre está disponible. No quiere escuchar, se pone en la defensiva, quizas responde de una manera agresiva.

No te preocupes. El proceso sanador y de crecimiento del perdon se puede dar igualmente, independientemente que lo hagamos directamente con la persona interesada.

Los asuntos pendientes se generan en manera interpersonal, pero se pueden resolver de manera intrapersonal.

Escribe lo que sientes en una carta. No es necesario que la envíes, Ya por si escribir de corazón lo que sentimos produce su resultado:liberarnos y sosegar el dolor que anida en nuestro interior cuando hay enfrentamiento en la relaciones.

Como escribe sabiamente Alba Payas perdonar al otro es el movimiento que realizas en tu corazón para que lo que hizo deje de dolerte. Otorgándoselo le quitas para siempre el poder de seguir haciéndote daño.

Perdonar es hacer algo en tu interior para que eso deje de dolerte. Cuando perdonas, le quitas al otro el poder de que siga haciéndote daño. Alba Payas Puigarnau

Usa esta oportunidad para agradecer.

«En la gratitud decimos sí a la vida. La gratitud es el reconocimiento de la fuente de este bien que está al menos en parte fuera de uno mismo. Gratitud implica humildad -un reconocimiento de que no podíamos ser quienes somos o estar donde estamos en la vida sin la contribución de otros. [Por otra parte] ser agradecido es un reconocimiento de que hay cosas buenas y agradables en el mundo. Al vincular a la gente en las relaciones de reciprocidad, la gratitud es uno de los bloques de construcción de una sociedad civil y humana». Robert Emmons, cientifico

En la cotidianidad tal y como la conocíamos hace solo 15 días no todos teníamos tiempo para revisar lo que de bueno hay en las relaciones. Para la mayoría tampoco era acostumbre darse cuenta de todo lo que dábamos por sentado: disfrutar de un paseo, de la compañía de los amigos, salir si el día era bueno, poder visitar un museo o ir a un concierto para escuchar la música que nos gusta. Vivíamos muchos de lo que nos gustaba sin pararnos a agradecer las oportunidades que teníamos.

Ahora la situación nos regala la ocasión para observar todo esto y un tiempo extra para poderlo reflexionar conscientemente. También nos pone en la condición de volver a valorar la cercanía, el cariño, el compartir, la ayuda reciproca, la compañía y la soledad.

La condición en la que nos encontramos es muy propicia para descubrir y desarrollar el poder del agradecimiento.

Te propongo entonces que dediquemos un momento para escribir. ¿Quien son las personas que mas han hecho por ti en la vida, ya sea con acciones, palabras o sentimientos? ¿que han hecho por ti? ¿como han contribuido a que seas quien eres ahora? ¿Lo saben esas personas? ¿has compartido con ellas la gratitud por lo que han hecho?

Mas allá de lo relacional también es una practica muy saludable encontrar aspectos de nuestra vida que podamos agradecer. Desde que nos despertemos, y por el simple hecho de hacerlo, podemos dirigir nuestra mirada a lo que nos rodea y expresar nuestra gratitud.

esto beneficiará nuestro optimismo, reducirá estrés y sentimientos depresivo además de producir una serie de efectos beneficiosos sobre nuestro organismo.

¡Experimentalo tu mismo! cada día en esta cuarentena, encuentra un mínimo de tres aspectos por lo que puede sentirte agradecido. Seas creativ@  y observa con atención tu alrededor. Estoy segura que los efectos te sorprenderán!

Puede interesarte tambien:

cuidando de la mente

cuidando del cuerpo

cuidando del espiritu

otra propuesta creativa para ti: poesias improvisadas